Dónde va el detergente en la lavadora

0
350

Una de las cosas que más nos agobia cuando nos vamos a vivir solos por primera vez es dónde va el detergente en la lavadora. Sí, echar a andar este electrodoméstico y que la colada finalice con éxito es uno de los grandes retos de cualquier principiante en las tareas del hogar. 

Además de esto, son varias las dudas que surgen: conocer los programas, la temperatura para cada tipo de prenda, cómo separar la ropa para que no se despinte, etc. Pero de esta larga lista, en este post nos centraremos en explicar dónde va el detergente en la lavadora. ¡Vamos allá!

Dónde poner el detergente

El detergente es ese producto que propiamente limpia la ropa. Sino lo añadiésemos el funcionamiento de la lavadora perdería su sentido, y se limitaría solo a mojar las prendas. 

Hay varias formas de usar el detergente en la lavadora: en el cajón o en el propio tambor. 

La primera opción es buena para jabón líquido y en polvo. El cajetín tiene tres compartimentos con I,II y *. El detergente va colocado en I y II. El I es para el prelavado, cuando la ropa está muy sucia. 

El II es donde debemos colocar el detergente en un lavado normal. Hay que verterlo justo antes de que empiece a funcionar la lavadora. Es importante echar la cantidad adecuada, ya que si nos pasamos la ropa no se limpiará bien y estaremos haciendo un mal uso del electrodoméstico. 

Lo que está terminantemente prohibido es echar el detergente directamente al tambor de la lavadora, ya que puede afectar negativamente las prendas y la máquina. 

Para introducir el detergente habría que usar un recipiente hermético especial que nos garantice que irá expulsando en jabón poco a poco sin dañar la ropa.

¿Dónde colocamos el suavizante?

El suavizante es lo que hace que la ropa esté suave, reduce las arrugas y da un plus de fragancia. 

De los tres compartimentos de la lavadora, I y II son para el detergente, y en el que tiene el símbolo * es donde tenemos que añadir el suavizante. 

Es muy importante que ajustes la cantidad a la carga de la lavadora, ya que si te pasas la ropa no saldrá lo suficientemente limpia. Al igual que con el detergente, el suavizante no puede tener contacto directo con la ropa ya que dejará manchas y suciedad