Receta de sopa muy fácil: Deliciosa sopa de ajo

0
110

Estos días de frío sólo llego a casa pensando en comidas calentitas que me ayuden a entrar en calor. Y, para estos casos, como dice mi abuela, nada como un buen cuchareo. Es cierto que un condimentado potaje o un buen cocido consigue derretir hasta a un témpano, pero requiere de mucho tiempo de dedicación en la cocina. Y, como esto no siempre es posible, hoy os traigo mi truco. Fácil y rápido de preparar, delicioso (de verdad) y os sacará de más de un tembleque. Esta receta de sopa muy fácil es mi aliada fundamental, sobre todo en las cenas de invierno: la sopa de ajo.

Es posible que sólo leer el nombre de la receta os entren escalofríos (¡más frío no, por favor!) , pero os aseguro que su sabor es delicioso. Es más, hay quien la ha probado en mi casa y, al preguntarme la receta, se ha sorprendido por el nombre.

Animaos, y ya me contaréis qué tal.

Receta de sopa muy fácil: la sopa de ajo

La receta es tan sencilla que casi no hace falta ni poner los ingredientes. Basta con unos 8 dientes de ajo enteros, aceite, pimentón (esto es opcional), dos huevos, un poco de jamón serrano cortado en tiritas o en taquitos, y una rebanada de pan de otro día. Para que tenga más sabor, a mi me gusta añadirle también una pastilla de caldo concentrado, pero si queréis hacerlo más ligero podéis prescindir de ella, o usar un resto de caldo de carne.

 

  • En primer lugar, pelamos y cortamos el rodajas los ajos.
  • En una cacerola, calentamos el aceite a temperatura media. A continuación, añadiremos los ajos. En cuanto se doren debemos retirarlos, es importante que no se quemen porque le daría mal sabor a la sopa. Reservamos los ajos.
  • A continuación, retiraremos la cacerola del fuego y añadimos el pimentón, removiéndolo y cuidando de que no se queme.
  • Justo después, echaremos un litro y medio de agua, a temperatura ambiente. Bajaremos el fuego, poniéndolo a temperatura mínima y añadiremos los ajos reservados y el jamón serrano.
  • Dejaremos de 20 a 30 minutos que cueza todo, removiendo de vez en cuando. Entonces, probaremos y añadiremos sal al gusto.
  • Es el momento de darle el toque nutritivo final. Cascad los huevos y añadidlos en la sopa. Removed un poco para que se deshaga y, por último, añadid el pan en trocitos.
  • Tras un par de minutos, retirad del fuego y servid.

¡Buen provecho!

Saludos, Mateo

Imagen: Pinterest

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here