10 consejos para evitar que la ropa se desvanezca

0
96

Evita con estos consejos que tu camisa favorita pierda calidad, se rompa o pase de ser roja a rosa. Consejos para mantener la calidad de tu ropa.

Si eres del tipo de personas que nada más comprarse una prenda ignora la etiqueta por completo o tiras toda la ropa a la lavadora con un poco de detergente, es posible que tu ropa necesite un mayor cuidado porque está sufriendo. Esos pantalones rojos de motero que tanto te gustaban se volverán rosas. Ese vestido de lentejuelas tan elegante que te hacía un cuerpo que ni la Kardashian, se volverá gris.

¡Ojo! no todo está perdido si sigues los siguientes sencillos consejos de lavado para mantenerlas como nuevas:

  1. Por amor a todo lo que es lavable, mira la etiqueta. Esas instrucciones de lavado en la etiqueta de tu camisa no son solo para molestarte cuando te la pongas y tengas que cortarla. Están allí para hacerle saber cómo lavar la prenda para que tenga una vida larga y colorida. ¡Lee y sigue las instrucciones al dedillo!.
  2. Si no tienes más remedio que lavar todas las prendas juntas sin separarlas por color o composición, lávalas con agua fría. El agua tibia descompone las fibras ocasionando una decoloración, al contrario que usando agua fría, ya que evita que los colores se desangren. Para obtener los mejores resultados, elije un jabón para lavar ropa de color que funcione bien con lavados con agua fría.
  3. Separa la ropa clara de la de color. Las prendas oscuras tienden a desteñirse un poco más cada vez que se lavan. Este sangrado de color puede transformar una de tus coloridas prendas en un color oxidado y desteñido. Así que recuerda, los colores oscuros con los oscuros, los claros con los claros, y los blancos por separado.
  4. Usa el programa correcto de lavado. Si tu ropa no está demasiado sucia, no selecciones el lavado más duradero solo para asegurarse de que termine mas limpia. Con esto lo que haces es añadir un desgaste adicional a tu prenda, lo que hará que se desvanezca mucho más rápido.
  5. Intenta usar la secadora lo menos posible. La caída de la secadora hace que la superficie de las fibras de la prenda se arruguen, lo que a su vez hace que sus colores parezcan desvaídos, incluso son estarlos.
  6. No abuses del lavado. Cuanto más lavas un artículo, más se estropea. Si has usado una prenda durante unas pocas horas, no la eches de nuevo al cesto de la ropa sucia; cuelgala y déjala airear, o límpiala a mano con una esponja.
  7. Dale la vuelta a las prendas. De esta manera proteges las fibras externas y visibles del desgaste cuando se lavan. Las fibras gastadas se desvanecen igualmente, y como nadie ve el interior de tus prendas, no hay problema porque pierda un poco de lucidez.
  8. Añade acondicionador en cada lavado. Este lubrica las fibras de la tela durante el proceso de lavado para que no se desgasten tan fácilmente. Una vez más, el desgaste es igual a la decoloración, por esa razón cualquier producto que puedas usar para evitar la fricción es bienvenido.
  9. Puedes añadir media taza de vinagre a cada carga de lavado para evitar su decoloración. Como beneficio adicional, actúa como suavizante natural de las telas y el olor desaparece con el ciclo de lavado.
  10. Añade media taza de sal al primer lavado. De esta manera mantendrás el color de la prenda y evitarás su sangrado por más tiempo.