Cómo lavar la ropa de bebé

0
96

La piel del bebé es suave y delicada, pero también es muy irritable y propensa a las alergias. Es por eso que debemos tratarla especialmente y protegerla de factores externos. Por esta razón no solo hay que cuidar su piel con cremas, sino también hay que prestar atención a la forma en que lavamos su ropa.

¿No sabes cómo hacerlo? Te damos 8 consejos que te ayudarán a cuidar la ropa de tu bebé mientras mimas y proteges su piel.

Pasos a seguir

  1. En primer lugar, recuerda que debes lavar su ropa separada de la del resto de la familia, especialmente durante los primeros meses, que es cuando su piel es más sensible. De esta manera, puedes evitar que la ropa de tu bebé entre en contacto con bacterias que pueden irritar su piel.
  2. Elije un detergente para lavar la ropa del bebé: el resto generalmente lo usan otros miembros de la familia, y los niños usan detergentes especiales con fórmulas neutras e hipoalergénicas.
  3. Puedes lavar la ropa del bebé a mano y a máquina. Si estás usando la lavadora, usa un programa delicado con un ciclo de centrifugado suave a baja temperatura. En cualquier caso, recuerda siempre enjuagar bien la ropa para evitar dejar residuos de detergente entre las fibras.
  4. Usa solo la dosis recomendada de detergente: aplicar más producto que el especificado en el dorso de la botella no hará que las prendas queden más limpias; sino corres el riesgo de que no queden bien aclaradas y eso irrite la piel de tu bebé. Además, un exceso de detergente puede hacer que la ropa quede más áspera al tacto, cosa que queremos evitar.
  5. Cuando laves su ropa, olvídate del suavizante: el perfume que lleva el suavizante puede causar alergias a la piel de tu bebé. Además, al entrar en el último ciclo de lavado, a veces el enjuague es insuficiente, se depositará en las fibras y causará irritación.
  6. Una vez finalizado el ciclo de lavado, no olvides tender inmediatamente la ropa: de esta manera evitarás que las prendas se arruguen y cojan malos olores.
  7. Evita la secadora y cuelga las prendas por las costuras para evitar que quedan marcas indeseadas. Y, sobre todo, ponlas a secar a la sombra, en especial las de color: de esta manera protegerás su color de la luz del sol y evitarás que se desvanezca.
  8. Lava siempre la ropa de tu bebé, tanto si es nueva como si lleva mucho tiempo sin usarse. Esto se debe a que puede haber cogido polvo o haber estado en contacto con bacterias que pueden irritar su delicada piel.

¡Sigue nuestros consejos y cuidarás la ropa de tu bebé mientras cuidas su piel!