La cerveza, mito y realidad

0
78

Si hay una bebida demandada en nuestro país, esa es la cerveza. Y es que no hay acto social ni reunión de amigos que se precie que no tenga alguna de por medio.

 

Especialmente en estos meses de calor, la cerveza es una compañera indiscutible. Siempre con moderación, constituye un refrigerio que calma la sed y el calor, acompaña un aperitivo o ameniza una conversación casual.

 

Sobre ella, como sobre todo, hay una serie de mitos, leyendas y realidades que, a menudo, provocan cierta incertidumbre. A continuación veremos los más típicos:

 

La cerveza engorda: Falso

 

En realidad, se trata de una de las bebidas alcohólicas con menos calorías. Sin embargo, eso no quiere decir que ayude a adelgazar (otro falso mito). De hecho, ninguna bebida alcohólica lo está, y es que el alcohol está reñido con la pérdida de peso. Además el alcohol incrementa el hambre, así que probablemente nos haga ingerir mayores cantidades de comida.

 

Beber cerveza provoca barriga cervecera: Falso

 

Sin embargo, todo esto no verifica otro mito. Y es que la famosa barriga cervecera es un falso mito de esta bebida. En realidad, consumir moderadamente cerveza (1 vaso al día, 2 a lo sumo) no debe provocarla. En realidad, la barriga viene provocada por un estilo de vida en el que sí suele estar presente la cerveza (pero no es su causa): el sedentarismo y comer entre horas. De ahí la mala e inmerecida fama.

 

Es una bebida antioxidante: Verdadero

 

La cerveza contiene numerosos compuestos que favorecen la capacidad antioxidante de nuestro organismo. Ello además contribuye a que su consumo moderado mejora los niveles de colesterol y beneficia otros indicadores asociados a una buena salud cardiovascular.

 

Como siempre, recordad que, si la consumís con alcohol, debe consumirse con moderación… y preferentemente sin alcohol si os ponéis al volante.

 

Saludos, Mateo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here