El gran “monstruo”

0
127

Puede que yo sea uno de esos hombres a los que hace unos años iba dirigida la campaña de Puntomatic, que decía, “Pablo se levantó, puso la lavadora y no se murió”, porque aquí sigo vivo y coleando, y con muchas anécdotas del uso de la lavadora. Quizás podría denominarme ya experto en la materia pero eso mejor que lo digan otros.

Imprescindible tener una lavadora y comprar Puntomatic para conseguir el mejor resultado, si te gusta darle un toque de suavidad a la ropa entonces añade a la lista de la compra el suavizante San.

Pasos imprescindibles para poner una lavadora:

1º Leer las instrucciones de la lavadora, por más que le hables aún no es como Siri, aunque estaría bien en un futuro.

2º Leer las instrucciones del detergente, -a la lavadora y punto-. Lo más fácil y mejor es  que con Puntomatic te olvidas de medir la cantidad de detergente a usar,  tanto en cápsulas como en pastillas, usa el que más te guste y utiliza una dosis (cápsulas) o dos (pastillas) en cada lavado y listo.

3º Toca pasar revista: Saca todo lo que haya en los bolsillos; Frota los puños, cuellos, en definitiva  las manchas más rebeldes antes de meter en la lavadora. Revisa botones por si hay alguno que esté a punto de caerse, y pon los pantalones del revés.

4º Separa la ropa blanca de la de color. En serio, separa la blanca de la de color, así la blanca la podrás poner aún más limpia si la lavas a 40º de temperatura. De todos modos lee todas las etiquetas, esas cosas que cuelgan de las costuras de la ropa y que cada vez son más largas tienen su uso, es para llamar la atención sobre el lavado.
Si no tienes para poner dos lavadoras, mejor todo junto y utiliza el lavado en frío. Con este ahorrarás energía y algún que otro disgusto (posible ropa encogida por exceso de temperatura, por ejemplo). Suele estar indicado con el mismo icono de nieve que salta en el salpicadero del coche cuando hace mucho frío o en la nevera en la zona donde poner a enfriar las bebidas. Un truco que me recomendaron era marcar el lavado que más uso con un rotulador para no equivocarme.

5º.- Mete la ropa en el tambor de la lavadora, pero no a presión porque no conseguirás un buen lavado, no la llenes del todo si quieres un resultado óptimo.  Cierra la puerta de la lavadora, echa el detergente en la zona adecuada  (la que leíste en las instrucciones de la lavadora), y no te pases con la dosis a no ser que quieras una fiesta de la espuma por tu casa. 

6º  Usa suavizante para evitar arrugas y plancha, y conseguir suavidad en la ropa.  Tiene su sitio específico en la bandeja. Evita ponerlo donde va el detergente

7º.- Selecciona temperatura y programa y dale al botón de comenzar.

8º – Una vez que ha terminado el lavado, sacar la ropa. ¡Cuidado! No te creas que has perdido fuerza o que se ha atascado la puerta, espera unos minutos después de que haya acabado porque las máquinas suelen llevar un mecanismo que impide abrir la puerta hasta pasados unos minutos después de finalizar el lavado.

9º Inmediatamente sacude y tiende para evitar arrugas de más. Lo de tender, ya hablaremos en otra ocasión porque ese mundo también se puede hacer más fácil.

Por cierto, que lo de llamar “gran monstruo” a la lavadora viene porque cuando era pequeño la lavadora me persiguió por el pasillo de casa, estuve soñando con ese momento varias noches, y desde entonces le llamo así. 

¿A que no es tanta pesadilla ahora poner la lavadora? Y hablando de pesadillas ¿Qué es lo que os resulta realmente una pesadilla en las tareas del hogar?

Abrazos,

Mateo.

Fuente imagen: Pinterest

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here