Aromaterapia en casa: formas de practicarla

0
716

Cada hogar tiene un olor distinto que le caracteriza. ¿Aún no has encontrado el tuyo? Hoy en Consejos del Hogar queremos hablar de la aromaterapia en casa y algunas formas de practicarla.

Cada vez son más las personas que eligen ir a casa después del trabajo en vez de a tomarse una cervecita con sus compañeros de trabajo o sus amigos, con el fin de relajarse. El estrés está a la orden del día: los horarios son más extensos, la presión aumenta, la comida se hace en el trabajo, el tiempo de descanso en el trabajo es distinto que si fuese en casa…

Así, la aromaterapia se ha ido introduciendo en los hogares como una actividad rutinaria. Los beneficios que aporta son muchos, y de todos ellos, el más importante es que reduce el estrés, aunque también genera una sensación de alegría, bienestar y tranquilidad. Pero sobre todo, la aromaterapia crea un vínculo contigo y con tu hogar. 

En general los aromas están muy presentes en nuestras vidas. Cada aroma trae consigo un recuerdo y a su vez un sentimiento. Si nos paramos a pensar en “¿a qué huelen los recuerdos?” responderemos con olores asociados a esos recuerdos; como por ejemplo, el suavizante de toda la vida, el famoso puchero de la abuela o el olor a tierra mojada en otoño. Los olores otorgan valor a experiencias vividas y los aromas influyen en nuestra vida de una manera u otra. 

Pero ¿Cómo puedes practicar la aromaterapia en casa? ¡Veamos! 

Aromaterapia

 

Aromaterapia en casa: formas de practicarla

Hay muchas maneras de practicar la aromaterapia. Hoy os vamos a contar distintos métodos:

  • Difusores en sticks: son, decorativamente hablando, la mejor opción para tu hogar. El olor que desprenden los sticks funcionan muy bien y son duraderos. Eso sí, una vez que lo abres, desprenden su olor todo el tiempo. 
  • Humidificador: es la opción más básica. Las marcas de productos de limpieza para el hogar diseñan los conocidos ambientadores para el hogar con distintos aromas. Lo mejor de los humidificadores es que dosifican la cantidad de olor, incluso hay algunos más  inteligentes y programables.
  • Incensario: es quizá la opción más consistente. ¿Qué quiere decir? Que el olor que desprende es muy concentrado y, además, humidifica el hogar. Elimina algunos olores, como por ejemplo, el tabaco.
  • Velas: suelen ser la opción más escogida. La mayoría de personas tienen una vela en casa aunque su función sea puramente decorativa. Las velas aromáticas desprenden el olor de forma cálida, transmitiendo así una sensación de calma y recogimiento. ¡Perfectas para una situación especial y además es un regalo asegurado! A diferencia de los sticks, y aunque sea una obviedad, puedes apagarla y no olerá en ese tiempo. 
  • Perfumadores: los famosos sprays de aromas. Estos liberan aromas que perduran en el aire. Es la opción más clásica de todas las anteriores, aunque nunca pasa de moda. 

Y tú, ¿Te animas a practicar aromaterapia en casa? Como puedes ver no tiene ningún misterio y hay muchas maneras distintas de practicarla. ¡Elige tu olor y método favorito y aromatiza tu hogar con un olor especial!